Resumen

¿Te molestas en estirarte al levantarte de la cama? Es una muy buena manera de despertar tanto la mente como el cuerpo.

Sigue los consejos de Domyos para empezar bien el día.

‍ ‍

1. Estirarse al despertar: ¡bueno para la mente y el cuerpo!

Estiramientos matutinos mientras caminas

¿No dormir lo suficiente o tener un despertar brusco? Independientemente de cómo te sientas por la mañana, no te saltes el estiramiento . Es una forma fantástica de empezar el día, ya que le da a tu cuerpo un poco de energía. Un buen estiramiento te relaja y te llena de energía al levantarte. ¡Así que asegúrate de dedicarle un poco de tiempo antes de comenzar el día!

2. Redescubriendo tu energía

Redescubre tu energía con estiramientos

Estirarse a primera hora de la mañana reequilibra tu energía suavemente. Quitarás esas telarañas de la madrugada y potenciarás tu cuerpo.

‍ ‍

3. Mejorar tu movilidad

Mejora tu movilidad mientras te estiras

El estiramiento hace que el tejido muscular y las articulaciones sean más flexibles. Esto devolverá a tus músculos su dinamismo y hará que tu cuerpo tenga más movilidad. Los ejercicios de estiramiento te ayudan a prevenir esos dolores y tensiones cotidianos que pueden acumularse.

4. 3 minutos para estirar: un plan astuto

  • Párese con los pies paralelos, separados a la altura de las caderas, y deje caer suavemente la cabeza hacia adelante con la barbilla metida hacia adentro.
  • Doble los hombros y gire la espalda hacia abajo, una vértebra a la vez.
  • Deja que tus brazos cuelguen hacia el suelo.
  • Baje el pecho mientras mantiene las piernas estiradas y el peso del cuerpo ligeramente hacia adelante, con la cabeza mirando entre las rodillas.
  • El resto de tu cuerpo debe estar perfectamente relajado y no debes sentir tensión en los brazos ni en el cuello. No tiene sentido obligarte a intentar tocarte los dedos de los pies, así que deja que tu cuerpo haga lo que te parezca natural. Intenta vaciar la cabeza y respirar profundamente (respiración abdominal). Relájate y permanece en esta posición durante tres minutos.
  • Manteniendo los brazos y los hombros relajados, gire gradualmente hasta ponerse de pie, comenzando desde las caderas y luego subiendo hasta la zona lumbar, la parte superior de la espalda y el cuello. 
Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *