Resumen

Los corredores de todos los niveles suelen sufrir graves caídas de motivación. ¡Aquí hay cinco consejos probados y comprobados para evitar que esto le suceda a usted!

1. Establezca metas realistas

Por supuesto, te sentirás abrumado por la dificultad de intentar cronometrar un tiempo determinado o recorrer una distancia determinada si tus expectativas no eran realistas desde el principio. ‍ Es importante ser honesto contigo mismo acerca de tu nivel, y esto requiere una buena dosis de autoconciencia. Tu velocidad base (resistencia), tu capacidad para mantener el ritmo en tu umbral y el número de sesiones de entrenamiento cada semana: debes tener en cuenta todos estos parámetros. Puede resultar útil buscar la ayuda de un entrenador o de un corredor experimentado para obtener un punto de vista externo (a menudo más objetivo).

2. Entrena metódicamente

Salir sin cronómetro , sin otro objetivo que despejar la mente, es una forma saludable de practicar deporte; Correr pensando en cómo te sientes tiene sus ventajas. Sin embargo, también es importante planificar tu entrenamiento en torno a ciertos puntos fundamentales. ‍ La pérdida de motivación suele ser el resultado de una rutina de ejercicio monótona. Es importante equilibrar cada semana con una variedad de sesiones. Las carreras largas a una velocidad moderada desarrollarán tu resistencia, mientras que las carreras a intervalos más rápidas aumentarán tus capacidades cardiovasculares.

3. ¡Correr es un deporte de equipo!

5 consejos para que los corredores se mantengan motivados

¡El corredor de larga distancia solitario es un mito (literario) que no tiene justificación cuando tu motivación comienza a agotarse! Nadie ha demostrado nunca que sea más eficaz correr soliloquiando las dificultades de seguir adelante. ‍ Así que formar equipo con algunos amigos corredores es una buena idea. Ya sean vecinos, compañeros de trabajo o miembros de una asociación o club, el objetivo es formar un grupo amigable de personas que puedan estimularse mutuamente y ayudarse mutuamente a ponerse en movimiento (una vez más). Evidentemente, lo mejor es encontrar corredores que tengan un nivel similar al tuyo (o un poco mejor) para desafiarte a mantener el ritmo, además del placer de charlar antes y después de la carrera.

4. Participa regularmente en carreras cronometradas

¿Realmente necesitas una zanahoria para perseguir? Por supuesto que no. Muchos corredores corren durante décadas sin siquiera ponerse un número en el pecho. Sin embargo, participar en una carrera cronometrada te permite medirte, ver cómo has progresado y, sobre todo, planificar el futuro. ‍ Participar en una competición (a veces la palabra misma puede desanimarte) no debería ser intimidante. La idea de superarse a uno mismo no debería ser la principal preocupación, especialmente para los corredores novatos. Pero llevarse a casa la medalla de «finalizador» siempre es un buen motivador.

5. Mantenga un registro de entrenamiento

Esto puede parecer un truco, pero en realidad es esencial. Es una forma sencilla y sin complicaciones de ayudar a los corredores que desean mantenerse motivados a diario. Kilometraje semanal o tiempo en distancias establecidas: actualizar tu registro de entrenamiento todos los días te permite comprobar que estás cumpliendo tus objetivos. ‍ Con el tiempo, un diario de entrenamiento puede convertirse incluso en un retiro, donde los corredores anotan cómo se sienten al hacer ejercicio, su nivel de fatiga, su cansancio o su optimismo ante una próxima competición. Todo lo que pueda ayudar a aumentar los niveles de motivación es bueno. ‍ Es normal sufrir una caída en la motivación de vez en cuando durante el año. Por tanto, necesitas saber la diferencia entre la fatiga general, que justifica reducir tu entrenamiento, y un simple bloqueo mental que superarás en poco tiempo.

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *