Resumen

Descubra los beneficios para la salud de caminar después de comer. Este artículo explora el impacto de las caminatas después de las comidas en la digestión, el metabolismo y la salud en general.

‍ Caminar después de comer: descripción general

Hacer ejercicio siempre ha sido beneficioso para nosotros. Los beneficios potenciales de la actividad física regular son abundantes y comunes a nuestro conocimiento. Sin embargo, estudios recientes han indicado los beneficios de caminar después de las comidas. Caminar regularmente durante una hora es beneficioso, sí, pero caminar después de comer también se asocia con un estilo de vida saludable y con algunos beneficios únicos. Muchos profesionales han aconsejado caminar después de las comidas, sobre lo que leeremos más adelante en este artículo. 

Los beneficios de dar un paseo después de las comidas

Hay muchos beneficios positivos para la salud al salir a caminar después de las comidas. A continuación te presentamos una lista de 11 beneficios que te convencerán de caminar después de la comida para llevar una vida saludable. 

Salud intestinal mejorada

Caminar parece tener el mayor impacto en el intestino al regular y cambiar las deposiciones. Las caminatas regulares después de las comidas pueden ayudar con las deposiciones regulares. El aumento de la actividad física puede mejorar la motilidad intestinal y reducir el riesgo de estreñimiento. Se ha relacionado con un microbioma intestinal más diversificado y equilibrado. Una microbiota intestinal variada se ha relacionado con una mejor salud intestinal general y puede ayudar a proteger contra problemas gastrointestinales. Caminar te ayuda a absorber los nutrientes de los alimentos que has consumido. Su cuerpo puede absorber vitaminas, minerales y otros nutrientes críticos de manera más efectiva cuando la digestión es eficiente.

Digestión mejorada

Caminar provoca una simulación en nuestros intestinos y estómago que ayuda al movimiento rápido de los alimentos a lo largo del camino, lo que a su vez aumenta y mejora la digestión. Además, se previene el riesgo de enfermedades como úlceras pépticas, acidez de estómago, síndrome del intestino irritable (SII), enfermedad diverticular, estreñimiento y cáncer colorrectal. De hecho, una baja actividad física como caminar después de las comidas también es beneficiosa para nuestro tracto gastrointestinal. 

Regulación del azúcar en sangre

Normalmente, nuestros niveles de azúcar en sangre tienden a aumentar después de las comidas. Sin embargo, caminar después de las comidas puede mejorar eficazmente la sensibilidad a la insulina y permitir que la glucosa se utilice de manera inteligente y evitar picos bruscos en los niveles sanguíneos, lo que resulta en la regulación del azúcar en sangre. 

Mejorar el metabolismo

Caminar es un tipo de actividad física que requiere el gasto de energía (calorías). Cuando caminas después de comer, tu cuerpo gasta más energía para apoyar el ejercicio, lo que genera un mayor gasto calórico que simplemente estar sentado o descansando. Caminar involucra varios grupos de músculos, incluidos los músculos centrales y de las piernas. También ayuda a mejorar el crecimiento muscular y la masa corporal magra en general al involucrar estos músculos. El tejido muscular quema más calorías en reposo que el tejido adiposo; por lo tanto, tener más masa muscular contribuye a una tasa metabólica en reposo más alta. Caminar después de comer puede ayudar a regular el apetito y reducir los antojos después de las comidas. Esto puede dar como resultado un mejor control de las porciones y una reducción de los refrigerios entre comidas, lo que puede ayudar con el control del peso y la salud metabólica.

Aumento de energía

Se producen una serie de reacciones cuando caminamos durante unos 60 a 90 minutos después de las comidas. Esta cadena de reacciones provoca un impulso de energía y nos da energía para estar activos y frescos durante todo el camino. Así es como puede suceder: 

  • Aumento del flujo sanguíneo: caminar aumenta la circulación sanguínea en todo el cuerpo, particularmente en los órganos digestivos. Este aumento del flujo sanguíneo ayuda a transportar oxígeno y nutrientes a las células, lo que da como resultado un proceso de digestión más eficaz y un aumento de los niveles generales de energía.
  • Estimulación de hormonas: Caminar provoca la liberación de hormonas como las endorfinas, que pueden mejorar el estado de ánimo y los niveles de energía. Caminar también provoca la producción de adrenalina, que puede aumentar momentáneamente la energía y el estado de alerta.
  • Combatir la somnolencia: Muchas personas experimentan una caída de energía después de las comidas, a veces conocida como «coma alimentario» o «bajón vespertino». Caminar después de comer puede ayudar a combatir la somnolencia y a mantenerte alerta y con energía.

Corazón saludable

Caminar después de comer mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo, incluido el corazón. Esta circulación mejorada ayuda a transportar oxígeno y nutrientes a los músculos del corazón, mejorando así su función y su salud cardiovascular en general. Caminar después de las comidas de forma regular puede ayudar a reducir la presión arterial, especialmente en personas que padecen hipertensión ( presión arterial alta ). Caminar es un ejercicio aeróbico que relaja los vasos sanguíneos, disminuyendo la resistencia y facilitando un mejor control de la presión arterial. Caminar puede aumentar los niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), también conocido como colesterol «bueno». El colesterol HDL ayuda a eliminar el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) (a menudo conocido como colesterol «malo») de las arterias, lo que reduce el riesgo de aterosclerosis y enfermedades cardíacas.

Mejora del estado de ánimo 

En nuestro cerebro tenemos glándulas que liberan neurotransmisores específicos para emitir una determinada reacción. En este caso, la actividad física como caminar tiende a liberar endorfinas, también conocidas como ‘hormonas de la felicidad’, en el cerebro que nos hacen sentir felices y relajados. Estas hormonas mejoran nuestro estado de ánimo y reducen el estrés. El ejercicio, en general, también libera estas endorfinas y nos proporciona el efecto de «sentirnos bien». Si tiene un mal día, es posible que desee hacer ejercicio o salir a caminar para refrescarse. 

Dormir mejor

Caminar después de las comidas tiene un impacto positivo en nuestro ritmo circadiano y mejora nuestros patrones de sueño. Puede esperar un horario de sueño regular una vez que comience a caminar con regularidad después de comer. Un sueño reparador permite despertarse sintiéndose más renovado y con más energía al día siguiente. Caminar después de cenar, especialmente si se hace al aire libre, lo expone a la luz natural, que ayuda a regular el reloj interno del cuerpo (ritmos circadianos). Esto puede mejorar su ciclo de sueño-vigilia y ayudarlo a dormir mejor por la noche. Un agradable paseo después de cenar puede ayudarte a relajarte antes de acostarte. Caminar tiene un efecto calmante que podría ayudar al cuerpo a prepararse para dormir. Caminar aumenta la liberación de adenosina, una sustancia química cerebral que induce el sueño. El aumento natural de los niveles de adenosina que se produce después de caminar puede ayudarle a sentirse más descansado.

Beneficios cognitivos

Hay varias formas en las que caminar después de las comidas afecta nuestras habilidades cognitivas. Éstos son algunos de ellos: 

  • Función cerebral mejorada: Caminar, por ejemplo, aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, aportando más oxígeno y minerales. Esta circulación mejorada puede contribuir a una mayor función cognitiva, como una mejor memoria, concentración y claridad mental general.
  • Creatividad mejorada: una caminata después de las comidas puede impulsar la creatividad y fomentar nuevas ideas. Permite que la mente deambule y promueve el pensamiento creativo al proporcionar un respiro del entorno inmediato.
  • Mejor regulación del estado de ánimo: caminar provoca la liberación de endorfinas, que estimulan el estado de ánimo de forma natural. Las emociones positivas están relacionadas con un mayor rendimiento cognitivo, por lo que un estado de ánimo más equilibrado puede conducir a una mejora de las capacidades cognitivas.

Control de peso

Caminar después de comer quema calorías y puede ayudar a alcanzar los objetivos de pérdida de peso. Ayuda a reducir la acumulación excesiva de calorías que puede producirse después de una comida cuando se es sedentario. La actividad física después de una comida puede ayudar a equilibrar los niveles de azúcar en sangre y disminuir los antojos después de las comidas. Esto puede ayudar a minimizar el consumo excesivo de refrigerios o comer en exceso entre comidas, lo que puede ayudar a alcanzar los objetivos de pérdida de peso. Caminar, especialmente si se hace con regularidad, puede ayudar al cuerpo a quemar grasa almacenada para obtener energía. Esto puede ayudar a reducir la grasa corporal y mejorar la composición corporal. Caminar después de comer puede ayudarte a quemar más calorías. Esto significa que tu cuerpo quema más calorías incluso cuando no estás haciendo nada, lo que facilita mantener un peso saludable. Caminar no es un ejercicio de alta intensidad, pero involucra varios grupos de músculos, particularmente las piernas y el core. Caminar con regularidad puede ayudarle a mantener la masa muscular magra, que es necesaria para un metabolismo saludable.

Menor riesgo de enfermedades crónicas

Caminar tiene varios beneficios a largo plazo, incluido un menor riesgo de enfermedades crónicas. Caminar con regularidad ha mejorado significativamente y es positivo para la salud de nuestro organismo, que regula enfermedades como la diabetes tipo 2, ciertos cánceres y algunos problemas cardiovasculares. Sin embargo, es necesario ser sumamente particular y regular, incorporando la caminata todos los días durante un buen tiempo. 

Opiniones de expertos sobre caminar después de comer

Si bien caminar después de comer tiene varias ventajas, la práctica debe adaptarse a las preferencias individuales y a las situaciones de salud. La duración y la intensidad de la caminata pueden variar según el nivel de condición física personal y el tamaño de la comida. A algunas personas les gusta un paseo tranquilo, mientras que otras prefieren una caminata más rápida. Si tiene problemas de salud especiales o problemas médicos, siempre es una buena idea buscar asesoramiento personalizado de un experto en atención médica o un dietista calificado. Aquí hay algunas opiniones y conocimientos de expertos y profesionales: 

  • Un estudio publicado en Diabetes Care en 2009 encontró que caminar después de las comidas durante 15 minutos tres veces al día era más eficaz para reducir los niveles de azúcar en sangre después de las comidas en comparación con una sola caminata de 45 minutos cada día.
  • La Sociedad Europea de Cardiología realizó un estudio en 2018 que reveló que caminar 15 minutos después de cada comida puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2 y ayudar a controlar el peso.
  • Según una revisión publicada en el International Journal of General Medicine, caminar después de comer puede aliviar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) al promover el vaciamiento gástrico y reducir el riesgo de reflujo ácido. 

Conclusión

Conocemos en profundidad los 11 beneficios de caminar después de comer. Las personas deben intentar caminar entre 60 y 90 minutos después de las comidas para lograr estos beneficios. Practicar esto con regularidad tendrá un impacto positivo no sólo en nuestra salud física sino incluso en nuestra salud mental. Existen múltiples beneficios a largo plazo que pueden tener beneficios para la salud acumulativos con el tiempo, como reducir el riesgo de enfermedades crónicas. 

En resumen, caminar después de comer es un método sencillo pero eficaz para mejorar la salud general. Ayuda a equilibrar el azúcar en sangre, ayuda a controlar el peso y mejora la salud del corazón y el bienestar mental. Convertir esta práctica en un hábito puede tener beneficios para la salud a largo plazo y contribuir a un mejor estilo de vida. Sin embargo, antes de realizar cambios importantes en su programa de ejercicios, debe examinar sus preocupaciones de salud específicas y consultar con un experto en atención médica.

Preguntas frecuentes:

  1. ¿Pueden las mujeres embarazadas caminar después de comer? 

Sí, la fuente confiable de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda a las mujeres embarazadas que hagan ejercicio durante 150 minutos cada semana, incluido caminar, entre otros.

  1. ¿A qué hora del día debemos caminar después de comer? 

No hay un momento concreto del día para caminar; debes caminar después de tu comida, es decir, el almuerzo o la cena, durante unos 60 a 90 minutos. 

  1. ¿Es seguro caminar inmediatamente después de comer?

Sí, es seguro caminar inmediatamente después de comer. En su lugar, debe caminar después de 2 a 5 minutos de comer, ya que entonces su nivel de azúcar en sangre aumentará en 60 a 90 minutos. 

  1. ¿Caminar después de comer puede ayudar con la digestión? 

Sí, caminar ayuda enormemente con la digestión y mejora nuestra salud intestinal en general. 

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *