Resumen

Beneficios para la salud del squash: el squash es un deporte físico y estratégico con innumerables beneficios. Consulte los cinco beneficios principales y algunos consejos de jugar al squash. ¡Lea para saber más!

La calabaza es una excelente manera de desterrar el estrés. Este deporte tiene que ver con la diversión de un gran rally o la emoción de dar el último golpe ganador. No es casualidad que el squash sea un deporte muy popular en muchos países. Te levanta el ánimo, fortalece tu corazón, tonifica tu figura y es un fantástico juego que combina intensidad y agilidad. ¡Sigue leyendo para aprender más sobre todos los beneficios de la calabaza! ‍

  1. Divertirse

Este deporte se trata de divertirse.

El squash se juega con ambos jugadores en el mismo lado de la cancha, lo que hace que sea más fácil jugar, charlar, reír y burlarse unos de otros al mismo tiempo. El tamaño más pequeño de la cancha hace que sea más fácil golpear la pelota y pasar un buen rato. Deja volar tu creatividad y sigue jugando

  1. Mejora tu condición cardiovascular

¿Por qué no matar dos pájaros de un tiro y mejorar tu resistencia y potencia con un solo deporte?

La calabaza ofrece un excelente ejercicio cardiovascular porque estimula la circulación sanguínea y fortalece el corazón, lo que reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Con poco tiempo de inactividad entre puntos, el squash ayuda a aumentar tu resistencia (aeróbica) y tu potencia (anaeróbica) con sus intensos peloteos. ¡No se sorprenda si también ve cómo aumenta su capacidad pulmonar como beneficio adicional!

  1. Escapar del estrés

Hacer algo de ejercicio y mejorar la concentración van de la mano con estar en la cancha de squash.

Las cosas buenas vienen en paquetes pequeños: la cancha puede ser pequeña, pero hace maravillas para moverse y vencer el estrés cotidiano. La concentración necesaria para cada jugada, moverse por la cancha, golpear la pelota con precisión y controlar el nivel de esfuerzo son excelentes maneras de escapar de las frustraciones del día y deshacerse de la fatiga persistente. ¡Saluda al bienestar mental!

  1. Aumentar la fuerza y ​​la flexibilidad

El squash garantiza un entrenamiento de pies a cabeza.

Al jugar al squash, utilizarás los músculos de la parte superior e inferior del cuerpo. Los músculos más utilizados son los isquiotibiales, los cuádriceps y los glúteos a medida que avanzas, retrocedes y lateralmente por la cancha. Para jugar con potencia y control, tus brazos, espalda y hombros también se ejercitarán bastante. Ya sea que juegues de manera competitiva o recreativa, el squash aumentará tu flexibilidad, velocidad y coordinación. ¿Listo para un entrenamiento de cuerpo completo?

  1. Quema esas calorías

¡No hay nada como divertirse mientras adelgazas al mismo tiempo!

Un jugador competitivo de squash puede quemar hasta 900 calorías por hora. Los jugadores recreativos pueden esperar quemar entre 400 y 500 calorías por hora. Pero una cosa es segura: seguro que sudarás. La energía que quemas cuando juegas al squash te ayuda a tonificarte y a mantener tu peso bajo control. No es de extrañar que cada vez más gimnasios incluyan pistas de squash en su oferta…

Algunos consejos para aprovechar al máximo tu tiempo en la cancha de squash

Antes de salir a la cancha, haz un calentamiento de 10 a 15 minutos para evitar lesiones (esguinces, torceduras, tendinitis). En la cancha, las gafas son imprescindibles para los menores y muy recomendables para todos los demás. Recibir una pelota en el ojo nunca es divertido. Finalmente, si realmente quieres darlo todo, debes obtener el visto bueno de tu médico para asegurarte de que no tienes ninguna afección subyacente. Es difícil no amar un deporte que puede ayudarte a adelgazar, ponerte en forma y olvidar el estrés mientras te diviertes. ¿Listo para probar la calabaza y probar su magia? ¡Cuéntanos cómo te va!

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *