Resumen

Caminar es una actividad sencilla que es buena para la salud y puede ayudarte a correr mejor. Por eso combinar caminar y correr siempre es una buena idea. ¡Averiguar como!

Para empezar a correr o complementar tus entrenamientos, tanto si eres principiante como si eres corredor habitual, puedes combinar caminar y correr. ¡Averiguar como! ‍

1. ¡Caminar es bueno para la salud!

Zapatos para caminar

Si no estás en forma, te estás recuperando de una lesión o buscas una actividad suave para ejercitar tu cuerpo, ¿por qué no intentas caminar ? Esta disciplina se puede utilizar como sustituto del running y tiene la ventaja de que no requiere ningún entrenamiento previo y se puede practicar a tu propio ritmo. Caminar respeta el cuerpo, hay menor riesgo de lesiones y el esfuerzo requerido es menos intenso. Se ejerce menos tensión sobre las articulaciones y podrá hacer ejercicio durante más tiempo. Otro beneficio es que caminar suavemente fortalece los músculos y tonifica los músculos de las piernas, los glúteos, los abdominales y la parte superior del cuerpo.

2. Caminar antes de empezar a correr

Camina antes de correr

¿Te gustaría empezar a correr, pero hace tiempo que no practicas ningún deporte? ¡Tome su tiempo! Comience con algunas sesiones de caminata antes de comenzar a trotar. Elabora un plan de entrenamiento y aumenta gradualmente el tiempo de caminata y el ritmo. Camine lentamente durante la primera sesión, de 10 a 15 minutos, cada dos o tres días y luego duplique su tiempo durante la segunda semana. Puedes empezar corriendo de forma intermitente durante la tercera semana. ¡A partir de la cuarta o quinta semana, deberías estar listo para correr durante 30 minutos seguidos!

‍ ‍

3. Alternar correr y caminar durante una sesión de entrenamiento

Sesión de entrenamiento de carrera

¿Corres todos los días o casi? ¡Incorpora la caminata en tus sesiones de entrenamiento! Esto ejercita tus músculos y tu corazón mientras reduce los golpes… Esto se debe a que al correr , cada vez que golpeas el suelo con cada zancada, una onda de choque se propaga por todo tu cuerpo. Caminar durante una sesión de entrenamiento descansa tus músculos y articulaciones, sin interrumpir tu entrenamiento de resistencia.

4. Caminar es naturalmente complementario a correr

Caminar es naturalmente relevante para correr.

Como excelente medio para combatir los aspectos repetitivos de la carrera, se puede caminar para complementar la carrera alternando ambas actividades. Por ejemplo, programa una caminata fitness además de tus sesiones de entrenamiento para seguir activando el flujo sanguíneo y quemar grasas. Si quieres mejorar la forma de la parte superior de tu cuerpo, ¡prueba la marcha nórdica! La idea de este deporte es acentuar los movimientos de los brazos mediante dos bastones. Este ejercita todo el cuerpo, lo que te ayudará a aumentar el gasto energético y tonificar la cadena muscular. Esto ejercitará tus pectorales, abdominales, hombros, brazos y espalda. Por último, si tienes la suerte de vivir en una región montañosa, caminar por la montaña también es una forma de cambiar las cosas. ¡ Incorpora salidas de senderismo y trekking en tu agenda de entrenamiento! Afrontar tramos cuesta arriba y cuesta abajo en laderas de montaña tonificará tus pantorrillas y aumentará tu potencia explosiva al correr.

‍ ‍ Tanto si eres un corredor experimentado como si eres principiante, ¡disfruta de los beneficios de caminar para tu salud y su contribución a correr mejor! No dudes en compartirnos tus consejos de entrenamiento para combinar ambas disciplinas…

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *