Resumen

Descubra nuestras soluciones para protegerle de las molestias del mal tiempo.

CONDUCIR BAJO LA LLUVIA NO SIEMPRE ES AGRADABLE.

Pero sucede que, por la fuerza de las cosas, a un ciclista no le queda otra opción: el entrenamiento programado, a veces el único día de la semana en el que se puede salir en bicicleta resulta ser un día de lluvia. En ese caso, es importante cuidar la ropa y el equipo. Hoy en día, se han realizado muchos avances en equipos y accesorios que pueden protegernos de la lluvia. Aún así, incluso cuando estés bien equipado, debes tener cuidado. A continuación se ofrecen algunos consejos para sobrevivir mejor a las condiciones de lluvia sobre la bicicleta.

  1. Equipo de proteccion
  • ‍ Una chaqueta impermeable y transpirable

Olvídate de los tradicionales chubasqueros que ciertamente eran impermeables, pero nada transpirables. Como resultado, sudábamos rápidamente y si la lluvia no nos mojaba, era por la transpiración.

Hoy en día es posible encontrar chubasqueros transpirables que te permitan montar bajo una lluvia intensa sin tener la sensación de horno.

  • zapatos

Otro complemento imprescindible si quieres montar durante mucho tiempo con tiempo lluvioso, un calzado impermeable que mantendrá tus pies secos. Porque nada es más desagradable que pedalear con las zapatillas mojadas en agua y la sensación de tener el pie que hace «floc – floc» con cada giro del pedal.

Hay que decir que los pies no son los mejores. ¡Están cerca del suelo y directamente en la trayectoria de las proyecciones de agua de la rueda delantera! Y una vez mojado, la sensación de pies fríos llega muy rápidamente, lo que se suma a las molestias de conducir bajo la lluvia.

  • Guardabarros

Un elemento que cada vez está más de moda para los ciclistas que no quieren privarse de la práctica de la bicicleta haga el tiempo que haga.

Los modelos completos que se acoplan a la bicicleta son los más efectivos. Son livianos y la mayoría de los modelos se ajustan rápidamente sin herramientas. Aunque no sea muy aerodinámico, es sin duda la mejor protección. Esto te ahorrará proyecciones provocadas por el giro de las ruedas. Permanecerás mucho más tiempo en seco, tú y tu bicicleta estaréis protegidos de las salpicaduras de barro. Gran parte de tu bicicleta estará libre de suciedad. Ideal si tienes una segunda bicicleta (mula) que solo usas en invierno o con mal tiempo.

La versión más minimalista es el guardabarros de plástico que se fija sin herramientas debajo del asiento. La capacidad de protección es inferior a las anteriores, no pesa nada y no ofrece sujeción al viento.

  • Manténgase visible

No olvides utilizar ropa visible (reflectante en caso de tiempo oscuro), o incluso luces delanteras y traseras.

  1. Frenado

Las distancias de frenado bajo la lluvia son mucho mayores en bicicleta que en tiempo seco. Es necesario dejar que los patines se sequen la pista de frenado antes de que su acción sea realmente efectiva.

Aunque las llantas de carbono han avanzado en los últimos años, prefiera las de aluminio, que son más efectivas bajo la lluvia. Pero si desea conservar sus llantas de carbono, puede hacerlo, pero tenga mucho cuidado. Las distancias son muy largas y la rueda se bloquea más rápido que con las llantas de aluminio.

Para secar la llanta será necesario, antes de tener que frenar, accionar ligeramente los frenos varias veces seguidas.

  1. Suspensión

Algunos neumáticos son específicos para condiciones húmedas, con una goma que ofrece más agarre bajo la lluvia. Pero no siempre es fácil predecir que conducirás bajo la lluvia y cambiar los neumáticos en cada chaparrón.

  • Mantenga los neumáticos menos inflados

Menos inflados, un neumático o una manguera tendrán más contacto con el suelo y por tanto una mejor adherencia. Esto provoca una ligera pérdida de rendimiento, pero a su vez, el agarre será mucho mejor.

  • Remojar neumáticos con vinagre

Puede parecer una broma o un consejo de abuela, pero el resultado es sorprendente.

Pasar un trapo empapado en vinagre sobre tus neumáticos antes de salir a la lluvia tendrá el efecto de desengrasarlos y aumentar considerablemente su agarre. Pero cuidado, los efectos disminuyen a lo largo de la producción.

  • Limpieza

Después de un viaje por carretera mojada, recuerda limpiar tus neumáticos con un trapo para eliminar pedernales y cuerpos extraños. Al mismo tiempo, limpie la cadena y engrase para evitar que se oxide.

  • Peligros en el suelo

Cuando llueve, es probable que muchos peligros en el suelo reduzcan la adherencia.

Por tanto, será necesario no frenar ni inclinar la bicicleta sobre:

– las franjas blancas

– Adoquines

– Alcantarillas

– Hojas muertas

– manchas de gasóleo en las calles

– otros escombros

Tenga cuidado en las rotondas, especialmente en las cercanas a estaciones de servicio. Los conductores han llenado el depósito hasta el borde, no es raro que cuando el coche gira se escape algo de diésel o gasolina que se quede en el suelo, volviéndolo muy resbaladizo. Afortunadamente, cuando llueve, las manchas de combustible se notan, provocando reflejos iridiscentes característicos.

  • Cuidado con las primeras gotas

No son los chubascos fuertes los más peligrosos, sino los pequeños chubascos o lloviznas, y esto, a partir de la primera media hora de lluvia. Los hidrocarburos absorbidos por la primera capa de macadán vuelven a la superficie del betún. Menos densos que el agua, se desprenden del espesor del macadán y forman una película extremadamente resbaladiza, una mezcla de polvo, goma, hidrocarburos y agua. Esto se conoce como el «hielo de verano», muy conocido por los ciclistas.

  1. Anticipar

La anticipación es una de las cualidades necesarias para practicar el ciclismo. Pero más que nunca, en caso de lluvia debe ser fundamental evitar los peligros mencionados anteriormente y poder frenar correctamente a pesar de una distancia de frenado ampliada. No debería sorprenderse porque en este caso podría pisar el freno y bloquear rápidamente las ruedas con un agarre muy bajo. La caída está entonces asegurada.

Aquí tienes 11 consejos que te permitirán conducir con mayor seguridad en caso de lluvia. Consejos que para algunos te parecerán obvios, pero que no todo el mundo los conoce. Es mejor recibir consejos que puedan parecer obvios que aprender en el trabajo tras una caída.

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *