Resumen

Cuando las personas practican un deporte, tienden a exagerar porque quieren lograr resultados lo más rápido posible. Pérdida de peso importante en tan solo unos meses, mejora del rendimiento, etc.

Sin embargo, hacer ejercicio todos los días puede resultar totalmente contraproducente o incluso francamente peligroso para el organismo. Déjame explicarte por qué.

hacer ejercicio todos los días

Practicar con regularidad es esencial para progresar

En todos los deportes es necesario practicar de forma regular para poder progresar. Es preferible practicar tres veces por semana durante 1 hora, en lugar de una vez por semana durante 3 horas. La clave para el progreso a largo plazo reside en la práctica regular de tu deporte favorito. Pero también necesitas descansar, que es lo que veremos en el siguiente punto.

‍ ‍

¿Cada cuánto debo hacer ejercicio cuando estoy empezando?

descansar entre ejercicio

Descanso: Parte esencial del Entrenamiento

Tu cuerpo necesita descansar para recargar energía y volver a ser eficiente. Los deportes que exigen mucha energía y son duros para el cuerpo, como correr o hacer culturismo, exigen un horario que incluya largos períodos de descanso. Tomemos el ejemplo del culturismo. Cuando haces ejercicio, rompes la fibra muscular de la parte del cuerpo que ejercitas, por lo que a veces te duele después de una sesión intensiva. Sin mencionar la dieta, es necesario dejar al cuerpo un tiempo de descanso para reparar la fibra muscular. Sería bastante contraproducente insistir en el mismo grupo muscular, e incluso puede provocar lesiones. Como decimos tantas veces, ¡escucha a tu cuerpo! Como norma general, y exceptuando a los deportistas de alto nivel, no debes practicar tu deporte favorito de forma demasiado intensiva más de tres o cuatro veces por semana.

probando deporte suave

Para adictos al deporte: ¿Por qué no probar un deporte más «suave»?

A pesar de nuestros consejos, ¡no podrás evitarlo! Necesitas absolutamente tu dosis diaria de deporte. En este caso, ¿por qué no alternar con otra actividad que no sea tan dura para tu cuerpo? Durante los periodos de descanso que comentábamos anteriormente se puede practicar algún deporte por motivos completamente diferentes. El yoga, el método Pilates y caminar son actividades “suaves” que complementan a la perfección los deportes más intensivos. Tu actividad deportiva principal puede incluso beneficiarse de estas otras actividades. Músculos más flexibles, mayor resistencia… ¡Pruébalo!

‍ ‍

Además de comprobar la intensidad y frecuencia de tus sesiones, también necesitas dormir y comer bien y mantenerte bien hidratado para optimizar tu rendimiento. Mantente mesurado en todo lo que haces y escucha las señales que te envía tu cuerpo. Entonces, ¿con qué frecuencia haces ejercicio?

¿Ya te has lastimado por exagerar las cosas? Comparte tu experiencia y comentarios con nosotros.

‍ ‍

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *