Resumen

¿Quieres saber por qué deberías incluir pilates en tu agenda de ejercicios? Lee en este blog las 3 razones para hacer pilates.

Es muy fácil decir que vas a ir al gimnasio o practicar un nuevo deporte; lo realmente complicado es encontrar algo a lo que nos apeguemos a largo plazo. ¿Y si pudieras resolver todos esos problemas con una sola actividad? Introduzca: Pilates.

1. El ejercicio para todos

ejercicios de pilates

PILATES ES UNA FORMA SUAVE DE EJERCICIO ABIERTA A CUALQUIER PERSONA QUE QUIERA MANTENERSE SALUDABLE. NO HAY LÍMITE DE EDAD NI REQUISITO DE APTITUD PARA HACER PILATES. ‍

Si hace tiempo que no practicas algún tipo de deporte, no te preocupes. Ahora mismo, esta noche o mañana por la mañana, puedes empezar a hacer Pilates, y en la comodidad de tu casa si lo deseas. Todo lo que necesitas es ropa cómoda y luego accesorios como una pelota de gimnasia, una banda elástica y una colchoneta.

‍ ‍

2. Es hora de tonificar

ejercicios de pilates

SÓLO PORQUE SEA SUAVE NO SIGNIFICA QUE SEA INEFICAZ.

Pilates utiliza todos tus grupos de músculos (abdominales, músculos de la espalda, glúteos) y no pasará mucho tiempo antes de que notes que se tonifican más. En definitiva, Pilates consiste en realizar movimientos de forma fluida, lenta y con perfecto control, además de trabajar la respiración. Esto le ayudará a desarrollar los músculos centrales y también a perder unos centímetros.

‍ ‍

3. Alivia tu espalda

Ejercicios de espalda para pilates

SI A VECES SUFRES DOLOR DE ESPALDA, EL PILATES PUEDE SER UN ÚTIL ALIADO.

Pilates implica realizar movimientos amplios con la columna perfectamente alineada. Es una forma de entrenar tu cuerpo trabajando los músculos que te sostienen y luchando contra tu enemigo número uno: el dolor de espalda. Con el tiempo, aprenderá a enderezar la espalda de forma natural y a mantenerse más erguido.

estera de ejercicios de pilates

Por supuesto, hay muchas otras razones para practicar Pilates, razón por la cual se está volviendo tan popular. Pilates es práctico y accesible, así que ese es el miedo a empezar, y una vez que lo hagas, notarás no sólo lo más flexible y fuerte que eres, sino también tu mayor sensación de bienestar. Un cuarto de hora por la mañana, en cualquier momento del día o justo antes de acostarte te ayudará a crear tu propia pequeña burbuja zen y a dejar de pensar en el estrés del trabajo o de la vida. Suena bien, ¿no?

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *