Resumen

¿No puedes decidir cómo elegir una raqueta de bádminton? No hay problema, te lo ponemos fácil. Encuentra tu raqueta de bádminton perfecta de sólo 5 formas sencillas. Lee ahora.

Los recuerdos estacionales son los mejores: te dan ese estallido de nostalgia mientras te invitan a recorrer el preciado camino de los recuerdos. Cuando el frío del aire toca nuestra piel, ¿no nos transportamos todos a esas tardes y noches gloriosas, cuando salíamos a jugar al bádminton? Persiguiendo al submarino mientras perseguíamos la puntuación perfecta, el bádminton ha quedado grabado en nuestras mentes como el deporte de los inviernos. Sin embargo, con el avance del tiempo y nuestra apretada agenda, nos hemos olvidado del tiempo dedicado a este deporte. Bueno, recupera ese entusiasmo y adquiere el hábito de jugar al bádminton. ¡Nunca es demasiado tarde!

Ahora que te hemos inspirado, ¡lo primero que tienes que hacer es conseguir una buena raqueta! Elegir tu raqueta es una tarea crítica, ya que refleja cómo se desarrollarán tus habilidades y tu juego. ¿Preocupado por encontrar el perfecto para ti? No te preocupes, aquí tienes algunas formas sencillas de elegir tu raqueta:

1. Peso 

¡Apostamos que no sabías esto! El peso de la raqueta suele ser un punto de partida importante a la hora de comprarla. Básicamente, el peso de la raqueta se indica con el símbolo «U» y aquí está la parte divertida: el número es inversamente proporcional al peso original. En resumen, cuanto menor sea el número, mayor será el peso de la raqueta de bádminton. Una raqueta de bádminton ideal suele pesar entre 80 y 100 g. Aquí tienes una tabla que puede ayudarte a hacerte una idea de cuánto pesa una raqueta:

4U: 80-84g

3U: 85-89g

2U: 90-94g

1U: 95-100g

Ahora bien, tu experiencia en bádminton y el nivel en el que juegas pueden ayudarte a determinar qué peso de raqueta debes comprar. Las raquetas de bádminton ligeras pesan idealmente entre 85 y 89 g, es decir, 3 U. Son aptos para principiantes ya que son fáciles de maniobrar, son livianos para muñecas y hombros y reducen las posibilidades de lesiones. El tipo de juego que juegas, individuales o dobles, también te ayudará a determinarlo. Los jugadores individuales prefieren 3U por estabilidad, mientras que los jugadores dobles prefieren 4U debido a su tiempo de reacción más rápido.

2. Frecuencia de reproducción

Tu juego y tu frecuencia pueden ser una parte importante a la hora de elegir una raqueta. Es un hecho obvio que los jugadores experimentados tienen opciones y requisitos diferentes a los de un principiante. La frecuencia con la que pretendes jugar también puede ayudarte a decidir

Jugador ocasional

El bádminton puede ser un respiro ocasional de la monotonía del día a día, ¡pero debes elegir tu raqueta con prudencia! Elija una raqueta que tenga una superficie más grande para que sus juegos iniciales sean más suaves y menos extenuantes. Las raquetas con cabezas isométricas son las mejores para ti.

Jugador habitual

Te gusta tu juego en la frecuencia de tu té: regular y en un nivel particular. Por lo tanto, una actualización desde el principiante sería suficiente. Esto requiere una raqueta que tenga potencia y que te proporcione el impacto justo para lograr. Una raqueta con un punto de equilibrio en la cabeza hará esto, haciendo que el lanzamiento sea fácil pero impactante.

Jugadores intensivos

¡Oh, te conocemos bien! ¡Tus poderosos golpes vienen con la delicadeza de un ángel! Tus juegos son intensos pero sublimes, ¡tal como a ti te gustan! Tu prioridad radica en el control de la raqueta, una hazaña que eleva tus golpes. La combinación perfecta para ti es una raqueta con un punto de equilibrio en el mango. Esto cierra la brecha entre el golpe y la reacción, mejorando tu juego a nuevos niveles.  

3. Punto de equilibrio

Ahora que hemos dejado atrás el peso y la frecuencia, otra característica que debes tener en cuenta es el punto de equilibrio. ¿Sabías que las raquetas se pueden clasificar según su punto de equilibrio? Aquí es donde se sitúa en gran medida el peso de la raqueta. Para determinar esto, coloque un dedo ligeramente debajo de la cabeza de la raqueta. Comprueba en qué dirección se inclina la raqueta, entre estas tres:

Equilibrio con la cabeza pesada

Una raqueta con cabeza pesada suele ser pesada hacia la cabeza de la raqueta. Estas raquetas rezuman potencia en los golpes y son perfectas para las personas a las que les gusta añadir algo de potencia a su juego.

Equilibrio de faros

Este tipo de raqueta tiene menos peso hacia la cabeza de la raqueta. Son fáciles de maniobrar y proporcionan un control perfecto, con un swing excelente. Estos responden rápidamente contra los oponentes, al tiempo que reducen las posibilidades de lesiones y tensión muscular. . 

Equilibrio uniforme

Esta raqueta es una belleza, ya que está diseñada para ser el punto medio entre una raqueta de equilibrio con cabeza pesada y una raqueta ligera. Esto es perfecto para principiantes, ya que a menudo comienzas sin estar seguro de cuál sería tu juego.

Después de establecer tu estilo de juego, la transición a las versiones Head-Heavy o Head-Light sería fácil y mejoraría tu juego en general.

4. Tensión de la cuerda

Además de la tensión que surge en tu juego, también debes prestar atención a la tensión de las cuerdas. Para probar la tensión de la raqueta Tour, presione la palma de la mano contra las cuerdas para ver hasta dónde se hunde. Se dice que 1 mm de profundidad de las cuerdas es la tensión ideal para la mayoría de los instrumentistas. Ahora, para obtener más fuerza e impacto, necesitas una raqueta con mucha tensión en las cuerdas, mientras que para los principiantes, 22 – 23 libras es una buena tensión para empezar.

5. Agarre manual

Finalmente, pasamos a los puños de la raqueta. Una mala medición del agarre puede provocar accidentes graves. Debe comprobar el tipo y el tamaño de la empuñadura. Por tipo, tienes toalla y sintético para elegir. Si bien los toalleros son suaves y absorben el sudor, es necesario cambiarlos con frecuencia ya que son propensos a acumular bacterias. El agarre sintético, por otro lado, puede ser menos complicado, pero hay que tener en cuenta la incomodidad constante. En cuanto al tamaño, las raquetas vienen en 4 tamaños. Los agarres más grandes son para golpes potentes y una sensación más firme, mientras que los más pequeños son los preferidos por las personas que confían en sus reflejos y agilidad. 

Conclusión 

Ahora que te hemos proporcionado una lista de cosas a tener en cuenta al elegir una raqueta, dirígete a Decathlon y explora nuestra amplia gama: ¡seguramente encontrarás la raqueta perfecta para ti!

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *