Resumen

Antes de que el estrés afecte su salud, aprenda a mantenerlo bajo control. Aquí hay 4 técnicas de manejo del estrés que ayudarán a controlar y reducir el nivel de estrés.

Entre una agenda apretada, reuniones a raudales, informes por miles… simplemente no sabes por dónde empezar. La tensión aumenta, sientes la tensión. ¡Rápido, haz que todo se detenga! Ahora, aprenda a relajarse y eliminar cualquier preocupación. Aquí tienes 4 consejos para aprender a gestionar el estrés y mantenerte en forma.

mujer riendo

1. ¡Sin dietas, sin crisis!

 Una advertencia para cualquiera que esté estresado por naturaleza: olvídese de cualquier dieta que lo ponga nervioso. No son buenos para personas sensibles. El estrés hace que las personas que ya son bastante delicadas coman aún más. Y la principal causa de sentirnos delicados es… ¡hacer dieta! Demasiadas restricciones pueden provocar trastornos en el mecanismo del hambre. Las personas que están obsesionadas con controlar su peso tienden a ser más vulnerables al estrés. Su reacción sería comer más, a menudo alimentos dulces y grasos que son una fuente de consuelo. Resultado: aumento de peso, que a su vez puede provocar estrés… ¡y así sigue! Por lo tanto, es preferible una dieta sana y equilibrada, sin someterse a una dieta de hambre. Es mejor tanto para la moral como para la cintura.

2. Relajarse con música

¿Tu entorno te estresa, corres en todas direcciones sin poder tomarte un descanso adecuado? No dejes que el mundo exterior te afecte más. A la hora del almuerzo, haz una pausa 100% Zen. ¿Cómo? Salir del lugar de trabajo. Toma un poco de aire y aléjate del ambiente estresante: un parque o una casa serán suficientes. Elige un lugar tranquilo para no interrumpir este ritual. Para conseguir un poco de privacidad, coge tu MP3, elige una melodía flotante o alguna música relajante… luego deja que cada nota te lleve hasta encontrar el verdadero bienestar. El oído es un gran sentido para la relajación, así que, ¿por qué esperar? Elimina el estrés… con música.

niña disfrutando del sol afuera

3. Regreso a la vida real

¿Tu smartphone nunca te abandona y casi siempre está pegado a tu oreja? Sí, la generación geek te superó… Si pasar un solo día sin ello te parece imposible, entonces ya es hora de tomar un descanso… No dejes que el miedo a perderte algo te supere, es hora de salir de línea. Una vez a la semana, realiza este ritual: apaga todos tus dispositivos de alta tecnología para finalmente ser uno contigo mismo (no, no se permite saltar de canal…). Nada como esto para aliviar el estrés: aquí estás en la vida real, completamente libre del mundo conectado.

4. Dejar ir con el yoga

Al final de un largo día, ¿cómo deshacerse de todo el estrés? Acuéstate boca arriba sobre una  estera de yoga  y suelta todas las tensiones. Los brazos y las piernas están ligeramente separados, las palmas de las manos hacia el cielo y los ojos cerrados. Adopte una respiración relajada: lenta y profunda al principio, luego regular. Olvídate de todo aquello que te molesta y que podría alterar tu concentración. Quédate así unos minutos. El ejercicio puede parecer muy sencillo, pero hay que permanecer quieto. Esto significa que hay que mantener la mente centrada en mantener el cuerpo totalmente quieto. Esta postura es especialmente útil para ser consciente de tu cuerpo, vaciar tu mente y volver al aquí y ahora. Pruébalo si te sientes estresado, sufres de insomnio o ansiedad. CONSULTA NUESTRA GAMA DE YOGA

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *