Resumen

Correr a partir de cierta edad tiene su impacto en el rendimiento. Consulta nuestro artículo para saber cómo el ejercicio físico y el entrenamiento pueden ayudar a cualquier persona a correr sin riesgos. ¡Leer más!

Cada vez hay más corredores que recorren la distancia del maratón después de los 70 años, en tiempos que avergonzarían a personas mucho más jóvenes. ¿Cómo afecta el proceso de envejecimiento al rendimiento? ¿Cuál es el límite de edad para correr sin riesgo? Aquí está nuestra respuesta…

Los efectos del envejecimiento en el rendimiento

  1. VO2 máx.

Generalmente se considera que el VO2max (es decir, la cantidad máxima de oxígeno que el cuerpo puede captar, transportar y consumir por unidad de tiempo) cae una media del 10% por década a partir de los 30 años. Esta disminución se reduce tan pronto como comienzas a correr de forma regular. En consecuencia, es común ver a atletas aficionados que comienzan a entrenar intensamente a una edad relativamente tardía y mejoran su rendimiento en medias y maratones completas (y por lo tanto su VO2máx) a los 50 años. Lo cierto es que esta disminución es un fenómeno real. que no se puede revertir ni resistir fisiológicamente. Hay muchas causas para esto. Estos incluyen la capacidad reducida del corazón que envejece para bombear tanta sangre con cada latido, así como la pérdida de masa muscular y elasticidad que provoca una caída en la «necesidad» de oxígeno en la sangre. Incluso existe la teoría de que el sistema nervioso central protege los músculos durante el proceso de envejecimiento para evitar que trabajen demasiado. Naturalmente, esto influye en el nivel de rendimiento de los corredores aficionados.

La solución:

Obligarte a incluir en tu programa de entrenamiento semanal los llamados entrenamientos de calidad. Esto generalmente implica un entrenamiento de tipo intervalo que incluye 15 x 30/30 o 10 x 400 mo 8 x 800 m. Este ejercicio no tiene por qué realizarse en una pista de atletismo. Sin embargo, es importante correr en un terreno llano y calibrado. Participar regularmente en competiciones de 10 km también es un factor importante para reducir la disminución del VO2máx después de los 50 años.

  1. Flexibilidad

Esto es lo que notan muchos corredores de alto nivel cuando llegan a los 50 años: su zancada se acorta, no hay forma de luchar contra la menor flexibilidad de los músculos y tendones. Naturalmente, esto se debe al envejecimiento. Sin embargo, la falta de ejercicio (¡tanto tiempo frente a la pantalla del ordenador!) acelera el proceso de rigidez.

La solución:

¡Estirar! Esto no debe hacerse en una posición estática como se hacía en el pasado (y como todavía lo hacen algunos corredores de una manera bastante incómoda), sino repitiendo ejercicios de estiramiento dinámicos que estimulan el flujo sanguíneo al tejido muscular antes del ejercicio. Un masaje en profundidad realizado por un fisioterapeuta deportivo también puede tener un efecto positivo para mantener cierta flexibilidad.

  1. Fuerza muscular

Los resultados de los estudios científicos publicados en las últimas décadas confirman el hecho de que la fuerza muscular disminuye después de los 40 años y colapsa después de los 65 años. Sin embargo, los corredores de fondo amateurs/especializados se ven menos afectados que los velocistas.

La solución:

Inicie un programa de entrenamiento con pesas además del entrenamiento de carrera. En el gimnasio -mediante pesas y gimnasios en casa- o utilizando el propio peso corporal (incluso elásticos). Se recomiendan dos sesiones semanales para quienes deseen conservar y aumentar su masa muscular.

  1. Mientras aún lo disfrutes

¿Existe un límite de edad para correr? ¿Debería ser ésta la única pregunta? Después de todo, correr es la disciplina «deportiva» más natural y obvia. Todos los días, hombres y mujeres mayores de 70, 80 o incluso 90 años corren, trotan y están ansiosos por realizar determinadas actividades en sus vidas o por el placer de aumentar el ritmo de su existencia. Por supuesto, es aconsejable tomar ciertas precauciones cuando se practica carrera para mantener el equilibrio en la vida diaria después de los 50 años. Se puede realizar una ecografía del corazón en reposo y durante el ejercicio a intervalos regulares. Del mismo modo, las revisiones con un fisioterapeuta deportivo pueden ayudar a tratar más fácilmente las lesiones leves o incluso prevenir lesiones puntuales recurrentes. Al final, el disfrute de correr es el antídoto perfecto contra el envejecimiento. ‍

En conclusión

Correr es un fantástico medio de escape. Para el cuerpo, también es una fuente insondable de bienestar. Esto se debe a que, más allá del inevitable declive, los corredores descubren una nueva forma de afrontar el esfuerzo requerido y afrontar las limitaciones del cuerpo durante el proceso de envejecimiento. Correr es una escuela de vida: ¡especialmente después de los 50 años!

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *