Resumen

Lo queremos atrevido, redondo, firme, bien formado y con mucho músculo, apto para jeans ajustados al cuerpo o un vestido sexy.

¿Pero también te inclinas por empezar el nuevo año corriendo para eliminar el exceso de peso acumulado? ¡Por eso te recomendamos que pruebes a nadar! ¿Por qué? Por innumerables razones, pero especialmente porque es uno de los deportes más completos y energéticos que ayudan a quemar el máximo de calorías a la vez que favorecen el crecimiento muscular. Sin mencionar que nadar en invierno te ayuda a aliviar el dolor, te envuelve con calidez interior, te protege del estrés y más. Aquí están los detalles;

aletas de natación

1. Nadar con aletas de natación

Imprescindible antes de cualquier ejercicio físico: Un calentamiento de 10 minutos sin aletas. Luego, colóquese las aletas en los pies, sosteniendo un flotador, alterne longitudes sobre la espalda, pateando las piernas, luego gire sobre su barriga y haga la patada del delfín. Repita tres o cuatro veces, luego termine con un crol de espalda sin aletas. Golpear con las piernas ayuda a reafirmar los glúteos principales, los músculos que forman la mayor parte de los glúteos. Para el glúteo medio (a lo largo de las caderas) y el glúteo menor (el músculo más profundo), quítese las aletas y realice algunos tramos de braza. Haga movimientos lentos y completos, llevando las piernas hacia atrás lo más rápido posible para impulsarse hacia adelante. 45 minutos, tres veces por semana, pronto producirán resultados visibles. 

2. ¿Por qué utilizar aletas de natación cortas en lugar de largas?

Los buceadores utilizan aletas largas para moverse rápidamente en largas distancias. Pueden causar dolor de espalda y favorecen que los músculos ganen volumen… muslos de ciclista, no es exactamente lo que buscas, ¿verdad? Entonces, ¡sumérgete con aletas cortas especialmente diseñadas para nadar! 

3. Cómo elegir tus aletas de natación

Prefiere aletas de pie completo, más cómodas que las con correas. Para probárselos, camine un poco hacia atrás y luego sacuda el pie. Deben permanecer en sus pies; de lo contrario, es posible que tenga que contraer los músculos de los dedos para mantenerlos puestos, lo que puede causar calambres. ¡Te aconsejamos que utilices aletas de silicona Nabaiji que son realmente flexibles y cómodas! 

4. Haz ejercicios de aquafitness

En la piscina grande, adopte una posición sentada con un fideo debajo de cada brazo y las rodillas dobladas. Abre las rodillas, empuja hacia un lado y luego tráelas hacia atrás. Puedes variar tus movimientos poniendo la espalda hacia un lado y enganchando los codos hacia el costado, con las piernas estiradas. Abrir y cerrar. Realiza al menos tres series de 15 movimientos durante la sesión. Otra solución para unos glúteos firmes: caminar en el agua, a contracorriente si la piscina dispone de esta característica. Salta arriba y abajo en el agua, llevando las rodillas hacia el pecho. Alterne caminar y saltar. Para finalizar, corre en aguas profundas, exactamente como si estuvieras haciendo jogging. Hazlo usando Fixopiés y PullPush, que son flores mitad rígidas, mitad flexibles de polipropileno y elastómero. Estos accesorios aumentan la resistencia al agua y te hacen flexionar mucho los glúteos en cada paso. Puedes utilizarlos para correr, saltar y bailar en aguas profundas, tonificando así suavemente toda la parte inferior del cuerpo.

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *