Resumen

Tu amigo de cuatro patas siempre está a tu lado, excepto cuando haces deporte. ¡Aquí te damos algunos consejos para pasarlo genial juntos!

Si algo hemos aprendido de los circos y del cine es que los animales tienen un gran potencial para ser deportistas. Probablemente consideres a tu labrador como el amor de tu vida o no encuentres una mejor manera de aliviar el estrés además de acariciar a tu gato. ¿Por qué no realizar actividades con su mascota, no solo montar en pony sino también con otras mascotas? Existen formas realmente diferentes de practicar deportes con animales.

1. De correr a remar  

Marlene y su pastor australiano, Olaf, son inseparables. Decidió unirse a un club canino con él cuando aún era un cachorro. “La idea era darle un entrenamiento básico para que pudiera venir a correr conmigo”, explica el dueño de Olaf. Desde entonces, los dos amigos han recorrido bastantes kilómetros e incluso han descubierto el placer de remar juntos. Nunca es demasiado tarde para entrenar a tu perro para que se comporte bien cuando salís a correr juntos. Entonces, incluso si adoptas un perro que sea unos años mayor, aún puede aprender a salir a correr contigo.

‍ ‍

2. Atención veterinaria

“Es necesario tomar una serie de precauciones antes de llevar a su perro a correr o andar en bicicleta. En primer lugar, hay que comprobar que el perro está completamente desarrollado”, explica Marion Fasquelle, conductista canina. “También debes asegurarte de que sea físicamente capaz de correr a tu lado a un ritmo más rápido que en una caminata normal”. Se agradecen los controles periódicos por parte del veterinario, especialmente para asegurarse de que sus articulaciones estén en buen estado de funcionamiento. Todas las razas de perros son capaces de hacer ejercicio. Pero la duración del entrenamiento requerido puede variar dependiendo del temperamento del animal.

‍ ‍

3. El equipo adecuado

Puedes optar por un cinturón trasero con correa equipada con un sistema de absorción de impactos. Permiten a los corredores tener las manos libres y evitan que pierdan el equilibrio si el perro tira de la correa o cambia de dirección. “Si el perro está bien entrenado y en un entorno adecuado, también puede correr junto a su amo sin correa”, explica el conductista.

También podrás realizar otros deportes en compañía de tu mascota. Pruebe la gimnasia o el yoga bajo la mirada escéptica de su gato. Lo más importante es pasar un tiempo juntos.

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *