Resumen

No se puede practicar deporte después de los 60 años como cuando tenías 20, sobre todo si llevas algún tiempo inactivo…

Es necesario prestar más atención a los riesgos de lesiones o dificultades cardiovasculares. El deporte que elijas debe ser aprobado por un médico y supervisado por un entrenador profesional competente, quien decidirá si estás en forma o no. Aquí te damos cinco consejos sobre cómo retomar el deporte.

  1. Es mejor prevenir que curar
volver al deporte después de los 60

Una actividad no controlada y gestionada puede jugarte malas pasadas: calambres, tendinitis, esguinces… Por no hablar de las sensaciones de desmayo que pueden derivarse de una mala hidratación o de los riesgos cardíacos que puedas correr.

  • Puedes evitar todo esto consultando siempre a un médico antes de volver a practicar deporte.
  • Hágase un chequeo médico y un examen cardíaco.
  • Busque el consejo de un entrenador profesional.
  • La opinión de un especialista es fundamental para determinar si estás en forma para tal o cual deporte.
  1. Calienta a fondo
  • Comienza calentando antes de realizar cualquier deporte.
  • Tómate 10 o 15 minutos para preparar tu cuerpo para el esfuerzo que se avecina.
  • No tiene sentido crear problemas en el corazón, las arterias, los músculos y las articulaciones incluso antes de empezar.
  • Trota durante unos minutos a ritmo lento para ir calentando poco a poco el tren inferior, los abdominales y preparar el corazón para el esfuerzo que se avecina. Hacerlo aumentará la temperatura de tus músculos.
  • Tómalo con cuidado para evitar sentirte cansado y agotar tus reservas de energía.
  • Para calentar la parte superior del cuerpo, haz círculos con los brazos y semicírculos con la cabeza. No hagas círculos completos con la cabeza para evitar pellizcar un disco.
  • También debes realizar ejercicios de estiramiento después de tu sesión para recuperarte y evitar dolores.
  • ¡Y duerme lo suficiente para empezar de nuevo!
  1. Trabaja despacio
trabajar poco a poco para volver al deporte después de los 60

Un consejo importante. Haz ejercicio a tu propio ritmo.

  • No tiene sentido intentar batir ningún récord. Tu cuerpo podría hacerte arrepentirte.
  • Adapta tu ejercicio a tu propio nivel de condición física. Trabajar demasiado rápido y demasiado duro puede provocar lesiones. Así que siempre escucha a tu cuerpo.
  • Si es necesario, disminuya la velocidad durante el transcurso de la sesión o deténgase durante unos minutos si siente algún dolor. No espere hasta que le duela para dejar de hacer ejercicio.

Además, cuando retomes algún deporte, hazlo con una frecuencia suave. Comience haciendo ejercicio cada tres días y luego cada dos días.

  1. Trabaja en tu respiración

Aprenda a respirar adecuadamente durante el ejercicio para poder trabajar de manera más eficiente.

¿Cómo? Intentando respirar con la mayor regularidad posible, sin tragar profundamente.

El tiempo que tardas en exhalar debe ser el doble o el triple del tiempo que tardas en inhalar. Esto es muy importante para poder expulsar el aire de tus pulmones e inhalar con normalidad, sin quedarte sin aliento.

  • Inhale por la nariz y exhale por la boca.
  • En la medida de lo posible, evita las dobles respiraciones y deja que tu cuerpo se adapte al esfuerzo requerido.
  • Respira profundamente entre ejercicios o durante los periodos de descanso, para compensar la falta de oxígeno.
  1. Beba agua con regularidad
beber agua regularmente

¿Sabías que la sensación de sed disminuye con la edad?

Esta es la razón por la que siempre debes tener una botella de agua a mano. Si sudas mucho durante el ejercicio, puedes perder mucha agua.

La deshidratación, incluso si pasa desapercibida, reduce significativamente el rendimiento físico y muscular. Es fundamental mantenerse bien hidratado para limitar el riesgo de lesiones.

Cuando estás bien hidratado, fluye más sangre al cerebro, tu cuerpo recibe los nutrientes que tus músculos necesitan para funcionar y te recuperas mejor.

Debes beber un litro de agua por hora de ejercicio , en pequeñas cantidades y de forma regular, antes, durante y después del ejercicio. Oblígate a beber, incluso si no tienes sed. Es importante para tu cuerpo.

Acciones:
Mostrar comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *